Fundamentos de la Dieta Vegetariana y sus Principales Alimentos

Fundamentos de la Dieta Vegetariana y sus Principales Alimentos
Los seguidores de las dietas vegetarianas (veggies) se basan en tres clases de razones: religiosas, filosóficas y dietéticas. 


El origen de esta práctica alimentaria hay que buscarlo en tiempos remotos y en culturas milenarias. Así, en la India, donde en tiempos remotos aparece el yainismo, una manifestación teológico - religiosa que respeta de manera absoluta cualquier forma de vida. Los yaines defienden que los vegetales también tienen vida y, por tanto, sentimientos, y en consecuencia, no sólo rechazan la carne sino muchos otros vegetales, en especial los que crecen bajo tierra, como zanahorias, remolachas, patatas y otros tubérculos. También prohíben ciertos frutos que sirven de alimentos a insectos. Los yaines usan mascarillas de tela con el objeto de no ingerir algún insecto sin darse cuenta; por la misma razón, también suelen llevar una escoba para apartar los insectos que se encuentren en el camino y no pisarlos. Los yaines que practican esta doctrina llevada a sus límites, tampoco comen verduras tiernas. 

   El budismo y el hinduismo son otras religiones que también defienden la creencia de que el hombre no debe alimentarse de animales por la explotación de éstos que comporta. En Etiopía, la iglesia copta, que se originó en Egipto y que tiene millones de adeptos, prohíbe comer carne durante mas de doscientos días al año. La práctica del vegetarianismo también se encuentra, en distintos grados, en ciertas religiones occidentales, como en la orden cisterciense de Trapa, cuyos monjes, que llevan una vida severa y de extrema austeridad, rechazan el sacrificar a un ser vivo para utilizarlo como alimento.


La Razón Filosófica


   Las personas que siguen una dieta vegetariana como fundamento filosófico son, principalmente, los llamados "vegetalistas", asociación en cuyo texto constitucional, se puntualiza, que es un régimen de vida que excluye todas las formas de explotación del reino animal y de crueldad hacia él, y propugna el respeto y la compasión hacia todos los seres vivos. Aunque se olvidan de especificar que se refieren a seres vivos animales; pues pasan por el alto hecho de que los vegetales también son seres vivos. Por consiguiente, la rama vegetalista de los vegetarianos en general, prohíben en su dieta la carne, las aves, los pescados, la leche animal y sus derivados, y la miel. Dado que la esencia filosófica de esta doctrina es el principio ético de no explotar el reino animal, tampoco usan vestimenta ni objetos de cuero. Sin embargo, conviene destacar las implicaciones de un régimen de este tipo.

   Combinando verduras, legumbres y cereales, no puede decirse que la dieta no sea adecuadamente nutricional, pero, no obstante, pueden surgir ciertos trastornos relacionados con la deficiencia de vitamina B12 y vitamina D. Esta última vitamina se encuentra se encuentra en los alimentos de origen animal, incluyendo huevos y leche, en especial la de las vacas que pastan en prados muy soleados. Por tanto, al excluir estos alimentos de la dieta, podría presentarse una deficiencia de esta vitamina y el consiguiente raquitismo, que puede afectar particularmente a los niños. No obstante, la arencia de esta vitamina en la alimentación podría suplirse casi totalmente con la acción de baños de sol, cuyos rayos ultravioleta producen vitamina D transformando en calciferol los esteroles presentes en la piel de los humanos.

   En cuanto a la vitamina B12, sólo puede obtenerse de los alimentos animales; es elaborada por determinadas bacterias de la flora intestinal y almacenada en el hígado, de donde el organismo puede ir tomándola. Su carencia puede provocar anemia y trastornos nerviosos. Como medida preventiva, las personas que sigan una dieta vegetalista deben tomar suplementariamente esta vitamina o ingerir leche de manera periódica. 


La Razón Dietética


   Una tercera razón para practicar una dieta vegetariana, más en consonancia con la mentalidad moderna, es estrictamente dietética; o  dicho de otro modo: que existen convincentes razones científicas para considerar que una alimentación exclusivamente de productos vegetales y animales no muertos es mas sana y beneficiosa.

   En la dieta vegetariana se distinguen tres variedades: la dieta frugívora, en la que sólo se consumen frutas frescas; la dieta vegetariana o vegetalina, en la que sólo se consumen frutas y vegetales naturales; la dieta ovolactovegetariana, en la que se consumen frutas, vegetales, leche y derivados lácteos, como queso, yogurt, etc. 

   Esta tercera variante es el criterio que en el industrializado mundo goza de mayor predicamento, por lo que cada vez son mas numerosos los seguidores de esta práctica alimenticia que supone abandonar la modalidad carnívora y adoptar la dieta ovolactovegetariana, y no por motivos de economía, sino por aceptación de que las propiedades alimenticias de los vegetales más la de los derivados animales no sacrificados son suficientes para una nutrición correcta y suficiente. Es decir, que con el consumo de legumbres, cereales, frutas y verduras, frutos secos, huevos y lácteos, puede obtenerse un ingreso de vitaminas y sales minerales incluso superior. Además, al evitar el consumo de carne, se rebajan también las calorías y las grasas, lo que repercute beneficiosamente, sin duda, en el mantenimiento de un peso adecuado, aludiendo la obesidad y los trastornos cardiocirculatorios asociados al sobrepeso. 


Alimentos que Componen la Dieta Vegetariana

por Violeta León

Los alimentos mas comunes (porque la variedad según las distintas zonas geográficas es muy extensa) que componen básicamente la dieta vegetariana y su variante ovolactovegetariana son las siguientes:
  • Cereales y farináceos: arroz, trigo, avena, centeno, maíz, cebada.
  • Bayas: moras, fresas, fresones, grosellas.
  • Frutas: manzanas, peras, plátanos, bananas, piña, uvas, fresas, cerezas, ciruelas, higos, 
  • melón, naranja, pomelo, mandarina, limón, melocotón, albaricoque, coco.
  • Frutos Secos: almendras, nueces, avellanas, cacahuates, higos secos, ciruelas secas, uvas pasas, orejones, pistachos, piñones.
  • Hortalizas y tubérculos: tomate, pimientos, berengenas, zanahoria, remolacha, apio, calabaza, espárragos, alcachofas, setas, champiñones, cebollas, ajos, lechuga, escarola, rábanos, pepino.
  • Legumbres: lentejas, garbanzos, judías secas, habas secas.
  • Verduras: guisantes, espinacas, acelgas, coliflor, brócoli. 
  • Variantes: huevos, leche de soya, azúcar (stevia), aceite de oliva, aceite de soya, pan integral, miel, sal, café, té, cacao, hierbas aromáticas, vino, vinagre y especias.
      Las personas que inicien por primera vez una dieta vegetariana deben tener en cuenta algunas observaciones a fin de que el cambio de alimentación no suponga ningún trastorno. Cualquier cambio en los hábitos de una persona, sean del tipo que sean, debe introducirse de manera paulatina; asimismo, hay que tener en cuenta la constitución fuerte que otra de constitución débil. Tampoco es indiferente el hecho de que una persona esté pasando o haya pasado recientemente por un estado de debilitamiento o enfermedad. Lo prudente es esperar la completa recuperación. Otra razón para introducir de manera progresiva un cambio en la alimentación es la posible falta de costumbre de algunas personas a los alimentos vegetales o a algunos de ellos. Pero el ir tomándolos cada día, empezando por porciones pequeñas e incrementándolas sucesivamente, acaba por normalizar el paladar, ayudado, además, por los efectos beneficiosos de una fácil digestión.

Lecturas Recomendadas:



Amazon Influencer

Comentarios

Entradas populares de este blog

[UPDATE 2020: APPNANA SCAM] AppNana Invitation Codes AppNana Códigos de Invitación

#diy Encender Celular Sin Batería

Ejercicios Resueltos de c++ para Principiantes